inmigración

Luchemos por una sociedad multicultural, no xenófoba

Antes de nada, pongo la definición de xenofobia (del griego ξενός xeno = extranjero y φοβία fobia = temor) es el miedo, hostilidad, rechazo u odio al extranjero. Desgraciadamente la xenofobia se palpa en muchos rincones del planeta, y desde hace un tiempo, en la ciudad donde resido, Vitoria-Gasteiz.

10366182_10152500905917783_1660764815331281103_nLas recientes acusaciones del alcalde de este municipio, Javier Maroto, en la cadena SER señalando a toda la población de origen marroquí y argelino de vivir en Gasteiz tan solo por las ayudas es una burla al estado de derecho. Más aún, sin aportar ningún tipo de dato, algo impropio de un representante público que tiene que representar a toda la ciudadanía.

Por dar simplemente un dato que pone en tela de juicio esta afirmación. Según la última memoria socioeconómica elaborada por el Consejo Económico y Social (CES) de Euskadi sobre 2013, por territorios históricos, tan solo el 14% de las viviendas que reciben ayudas de la Renta de Garantía de Ingresos son alavesas. Según LANBIDE, el número de personas que han nacido en Euskadi que reciben estas ayudas es 2,5 veces mayor que las
extranjeras. En Alava según el estudio actualizado en Junio de este año (ver AQUÍ) dentro de las personas que reciben RGI, de las 9.850 personas que reciben el RGI, 1.906 de las personas han llegado del Magreb (Marruecos, Argelia y Túnez) mientras que las personas nacidas en el estado español son 4.838. Además, el famoso efecto llamada se ha frenado en los últimos años.

Pero más allá de la batalla de números, debemos mirar el futuro, Vitoria-Gasteiz es una ciudad RICA en culturas, no la convirtamos en una ciudad xenófoba. El nuevo reto de nuestro tiempo es ir más allá de las nacionalidades y construir una sociedad cosmopolita, integradora y multicultural. Y esa labor será parte de todas y todos.
Por eso os invito a ver el documental “Zumbidos de Vitoria-Gasteiz”