desahucios

Hablando de frentes: Frente Social y Progresista

Desde que se supieron los resultados de las elecciones europeas se está hablando en diversos foros de crear un “Frente de izquierdas” entre los partidos políticos IU, Podemos y EQUO. No voy a entrar a valorar esta posible coalición de futuro. Lo que sí me parece es que todavía no se está debatiendo sobre la creación de un “Frente Social y Progresista“. Un frente ciudadano que tendría que aglutinar además de partidos políticos progresistas, sindicatos, movimientos sociales, ONG, plataformas ciudadanas y grupos de personas que han sido apartados del sistema.

Foto Marchas Dignidad. Reuters

Foto Marchas Dignidad. Reuters

Ha llegado la hora de crear un “lobby social” fuerte, una fuerza de presión contra aquellos poderes que han estado alimentando a este sistema devora-personas, que han permitido que las personas se queden en la calle, que haya aumentado la pobreza en el estado, que a las mujeres se les recorte los derechos sexuales y reproductivos que tanto han luchado durante años, que perpetúe el poder del lobby energético con energías contaminantes….

Para ello, hay que aparcar diferencias y recelos, y remar todas y todos en la misma dirección. Esta crisis económica, social y ecológica tiene que servir para hacer un gran frente social que pueda frenar esta vorágine de destrucción medioambiental, de derechos y de empleo.

Algo que llevan intentando canalizar movimientos como el 15M o la Coordinadora del 25S. Intentar transformar la indignación en lucha pacífica. Ya despertaron a gran parte de la ciudadanía de ese letargo del estado de bienestar, ahora toca implicarles en la incidencia política, sin liderazgos. Con ese espíritu de unidad que ya vimos recientemente como en las marchas por la dignidad que reunieron a más de 1 millón de personas en Madrid o las concentraciones en pro de un referéndum por el modelo de estado que se celebraron en más de 40 ciudades.

Por eso, es hora de crear ese frente social y progresista y de intentar empezar a construir un sistema más social y sostenible.

Anuncios

3 años después del #15M: El despertar de un letargo

Tres años después parece algo lejano lo que surgió en la Puerta de Sol de Madrid de manera espontánea tal día como hoy.

Puerta del Sol

Colectivos y personas individuales unieron su voz en un movimiento ciudadano que puso en tensión a todo el sistema en el que vivimos. Esa mecha que se encendió en Madrid se expandió a nivel estatal, se crearon movimientos similares en todas las plazas de las ciudades del estado español, con una idea clara, una democracia más participativa en una sociedad más justa y solidaria.

Tres años después la imagen es que la llama se ha extinguido, que ya no queda nada de esa lucha, que nada ha cambiado, siguen gobernando los mismos, siguen los mismos poderes manejando los hilos de esta sociedad. Pero esa es la imagen que quieren que veamos.

Hace 3 años la mayor parte de la sociedad estaba dormida, la gente joven no sabía lo que era luchar por una vida mejor, el falso estado de bienestar nos había dejado en un estado vegetativo con un camino lineal para todas las personas. La crisis golpeó y eso provocó un despertar masivo e incontrolado.

Hace 3 años las palabras desahucio, bipartidismo, sostenibilidad, lucha o política no estaban en la boca de muchas personas, ahora es algo cotidiano. Hace 3 años los movimientos sociales, plataformas ciudadanas u ONG no tenían tanta fuerza y empatía como ahora tienen en el día de hoy.

STOP Desahucios, PAH, mareas ciudadanas, movimientos contra el Fracking, por poner algunos ejemplos, hoy en día tienen una incidencia política que antaño era impensable. Partidos de reciente creación como EQUO, Partido X o Podemos están abriendo el camino de otro tipo de hacer política, más abierta y participativa, asamblearia, listas abiertas y, sobre todo, con la idea de “reciudadanizar” la política actual y “repolitizar” a la ciudadanía.

Hubo aciertos y errores en el 15M, el trascurrir del tiempo y el desgaste hizo que mucha gente se incorporara a luchas más concretas o se quemara y apoye la lucha en otros ámbitos. Pero el movimiento no ha desaparecido, como la energía se ha transformado. Y para alentar vuestros corazones indignados, la frase de mi blog. “Ayer era una utopía, hoy es improbable, mañana será una realidad”.

¿Has ido a la mani del aborto? ¡si eres un hombre!

Esta pregunta que parece tan absurda ya me la han hecho 3 personas, todas mujeres, de diferente edad. Esto me ha Mani 8M Gasteizproducido una gran preocupación interna. Es cierto que ni con toda la empatía del mundo puedo ponerme en la piel de una mujer, es cierto que no puedo sentir lo que sienten estas compañeras cuando les recortan sus derechos sexuales y reproductivos, cuando sufren desigualdad en el trabajo o cuando sufren violencia machista.

Pero por esa regla de tres, si puedo “permitirme” pagar la luz, ¿por qué tendría que protestar contra la “pobreza energética”?; si no me van a dejar en la calle, ¿por qué tendría que presionar para evitar los desahucios?; si tengo seguridad laboral ¿por qué tendría que hacer huelga en una huelga general? La respuesta es clara, por transformar la realidad, por cambiar este sistema “devora-personas”, por solidaridad con las personas que sufren estos males.

Estamos en una sociedad donde si no te afecta algo, no tienes por qué protestar. Del “pueblo unido” hemos pasado al “yo y mi vida”. En una generación hemos perdido las ganas de luchar, de salir a la calle, de cambiar las cosas. Salvo que mi culo esté en juego, entonces, igual sí, pero en cuanto acabe mi problema, sea cual sea el final, se acabó la lucha, y aparece esa famosa frase “si ellos no me han ayudado, ¿por qué tendría que hacerlo yo?”.

Pues yo voy a seguir saliendo a la calle, aunque sea un hombre seguiré defendiendo el derecho al aborto, a la igualdad y me manifestaré contra la violencia machista. El problema no es que yo proteste por cuestiones que no me afectan directamente, el problema es que tú no sales a la calle.

La calle es de las personas no de los bancos

La semana pasada me estremecí al ver una noticia que aparecía en el medio digital El Diario Norte, cuyo titular rezaba así: El alcalde de Vitoria considera de “interés social” una exposición de Fórmula 1. En esta noticia se detallaba que el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz había aplicado una bonificación del 90% sobre la tasa de ocupación de la vía pública al Banco Santander que fue el organizador de esta exposición que estuvo situada 2 días (13 y 14 de julio) en la Plaza Virgen Blanca.

Antes de seguir adelante, vamos a ver la definición de interés social:
El interés social es un concepto jurídico que fundamenta y justifica la actuación de la administración pública entendiendo que la intervención del estado en la vida social debe ser motivada y dirigida hacia el bienestar colectivo y que toda la actuación tiene un fin como uno de sus elementos . Es el conjunto de pretensiones relacionadas con las necesidades colectivas de los miembros de una comunidad y protegida mediante la intervención directa y permanente del Estado“.

f1 virgen blanca

¿Bienestar colectivo del Banco Santander? Veamos algunos ejemplos de lo que hace esta entidad bancaria:
– Es el tercer banco en el ranking de desahucios en Vitoria-Gasteiz con 27 ejecuciones hipotecaria en 2013.
– Fue la principal entidad bancaria que estuvo detrás de las subordinadas de Fagor (casi 185 millones de €).
– Ocupa el segundo puesto en el ranking de banca armada (inversiones en industria armamentística en todo el mundo). Su implicación supera los 1.000 millones de €. Incluso tiene bonos y créditos en empresas que producen armas nucleares.

Para más inri, el mismo día de esta noticia se supo el balance económico del Banco Santander, creció un 90% en 2013 con un beneficio neto de 4.000 millones de €. A pesar de ello, nuestras instituciones públicas (como es este caso el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz pero se podría extrapolar al resto del estado) le ponen una alfombra roja para sus operaciones de marketing.

Podréis decir, “Sí vale pero esto atrajo gente de ciudades limítrofes”. Esto no se cuantificó pero dudo que fuera así porque en esos días también esta exposición estuvo en Aranda de Duero (190 km), Santander (160 km), Bilbao (60 km) y Miranda de Ebro (40 km).

Es decir un banco que ha dejado a familias en la calle, que ha estado detrás de una de mayores estafas financieras de los últimos años y que alimenta los conflictos bélicos tiene el placer de pasearse en una alfombra roja y no pagar lo que le corresponde por ocupar una zona pública, es decir, un lugar de los ciudadanos y ciudadanas. El único interés que había detrás de este beneficio fiscal no era social si no de plegarse una vez más ante los poderes económicos que nos han llevado a la mayor crisis de la historia reciente de la humanidad.

Video de la gira Motorhome Santander (con imágenes de Vitoria-Gasteiz)