alcalde

Luchemos por una sociedad multicultural, no xenófoba

Antes de nada, pongo la definición de xenofobia (del griego ξενός xeno = extranjero y φοβία fobia = temor) es el miedo, hostilidad, rechazo u odio al extranjero. Desgraciadamente la xenofobia se palpa en muchos rincones del planeta, y desde hace un tiempo, en la ciudad donde resido, Vitoria-Gasteiz.

10366182_10152500905917783_1660764815331281103_nLas recientes acusaciones del alcalde de este municipio, Javier Maroto, en la cadena SER señalando a toda la población de origen marroquí y argelino de vivir en Gasteiz tan solo por las ayudas es una burla al estado de derecho. Más aún, sin aportar ningún tipo de dato, algo impropio de un representante público que tiene que representar a toda la ciudadanía.

Por dar simplemente un dato que pone en tela de juicio esta afirmación. Según la última memoria socioeconómica elaborada por el Consejo Económico y Social (CES) de Euskadi sobre 2013, por territorios históricos, tan solo el 14% de las viviendas que reciben ayudas de la Renta de Garantía de Ingresos son alavesas. Según LANBIDE, el número de personas que han nacido en Euskadi que reciben estas ayudas es 2,5 veces mayor que las
extranjeras. En Alava según el estudio actualizado en Junio de este año (ver AQUÍ) dentro de las personas que reciben RGI, de las 9.850 personas que reciben el RGI, 1.906 de las personas han llegado del Magreb (Marruecos, Argelia y Túnez) mientras que las personas nacidas en el estado español son 4.838. Además, el famoso efecto llamada se ha frenado en los últimos años.

Pero más allá de la batalla de números, debemos mirar el futuro, Vitoria-Gasteiz es una ciudad RICA en culturas, no la convirtamos en una ciudad xenófoba. El nuevo reto de nuestro tiempo es ir más allá de las nacionalidades y construir una sociedad cosmopolita, integradora y multicultural. Y esa labor será parte de todas y todos.
Por eso os invito a ver el documental “Zumbidos de Vitoria-Gasteiz”

La calle es de las personas no de los bancos

La semana pasada me estremecí al ver una noticia que aparecía en el medio digital El Diario Norte, cuyo titular rezaba así: El alcalde de Vitoria considera de “interés social” una exposición de Fórmula 1. En esta noticia se detallaba que el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz había aplicado una bonificación del 90% sobre la tasa de ocupación de la vía pública al Banco Santander que fue el organizador de esta exposición que estuvo situada 2 días (13 y 14 de julio) en la Plaza Virgen Blanca.

Antes de seguir adelante, vamos a ver la definición de interés social:
El interés social es un concepto jurídico que fundamenta y justifica la actuación de la administración pública entendiendo que la intervención del estado en la vida social debe ser motivada y dirigida hacia el bienestar colectivo y que toda la actuación tiene un fin como uno de sus elementos . Es el conjunto de pretensiones relacionadas con las necesidades colectivas de los miembros de una comunidad y protegida mediante la intervención directa y permanente del Estado“.

f1 virgen blanca

¿Bienestar colectivo del Banco Santander? Veamos algunos ejemplos de lo que hace esta entidad bancaria:
– Es el tercer banco en el ranking de desahucios en Vitoria-Gasteiz con 27 ejecuciones hipotecaria en 2013.
– Fue la principal entidad bancaria que estuvo detrás de las subordinadas de Fagor (casi 185 millones de €).
– Ocupa el segundo puesto en el ranking de banca armada (inversiones en industria armamentística en todo el mundo). Su implicación supera los 1.000 millones de €. Incluso tiene bonos y créditos en empresas que producen armas nucleares.

Para más inri, el mismo día de esta noticia se supo el balance económico del Banco Santander, creció un 90% en 2013 con un beneficio neto de 4.000 millones de €. A pesar de ello, nuestras instituciones públicas (como es este caso el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz pero se podría extrapolar al resto del estado) le ponen una alfombra roja para sus operaciones de marketing.

Podréis decir, “Sí vale pero esto atrajo gente de ciudades limítrofes”. Esto no se cuantificó pero dudo que fuera así porque en esos días también esta exposición estuvo en Aranda de Duero (190 km), Santander (160 km), Bilbao (60 km) y Miranda de Ebro (40 km).

Es decir un banco que ha dejado a familias en la calle, que ha estado detrás de una de mayores estafas financieras de los últimos años y que alimenta los conflictos bélicos tiene el placer de pasearse en una alfombra roja y no pagar lo que le corresponde por ocupar una zona pública, es decir, un lugar de los ciudadanos y ciudadanas. El único interés que había detrás de este beneficio fiscal no era social si no de plegarse una vez más ante los poderes económicos que nos han llevado a la mayor crisis de la historia reciente de la humanidad.

Video de la gira Motorhome Santander (con imágenes de Vitoria-Gasteiz)